Hace diez años Glenn fue diagnosticado en las primeras etapas del Parkinson. Desde entonces hasta hace poco Glenn ha vivido su vida como el gran guitarrista de heavy metal que siempre ha sido, manteniendo un estándar de calidad y rendimiento importante.

Ahora mismo Glenn es capaz de tocar algunas de las canciones menos difíciles de Judas Priest, pero debido a la naturaleza de la progresión del Parkinson quiere que todos sepan que no va a estar en la gira como tal.